• BLOG

    Mi voz

    Encontrar mi voz ha sido uno de los procesos más fuertes y complicados de mi vida, en gran parte por el bullying que recibí durante mi infancia y adolescencia que dejó un miedo enorme a no ser aceptada y me llevó a guardarla bajo mil candados. Y no es que nunca hablara, sino que simplemente adecuaba lo que decía a mi interlocutor, asegurándome de que no fuera a tomar a mal mis palabras y no huyera ante ellas. Cada vez que yo mantenía una conversación con alguien, ellos eran la prioridad, como yo estuviera se podía dejar de plática de relleno o para alguna otra ocasión. Y así, me fui…

  • BLOG

    ¡Con pinzas por favor!

    Desde que era niña cada vez que alguien decía “hay que tratar a esa persona con pinzas” inmediatamente se sentía un ambiente tenso, quedaba establecido que lidiar con ella no solo sería un reto, sino también probablemente una pesadilla. Básicamente a alguien a quien tuvieras que tratar con pinzas no lo querías cerca. Hace un par de días me escribió un hombre muy importante en mi vida, del cual no sabía desde hace tiempo (mucho), todo iba bien hasta que leí (y cito textual) “aclaro que no es burla porque contigo hay que usar pinzas”.  Y así sin más, sin filtros, sin análisis de la situación y sin poner en…

  • BLOG

    Carta al hombre de mi vida

    Hoy te quiero pedir una disculpa, realmente no fue mi intención. Desde que nací me han bombardeado por todos lados sobre mi condición inferior, sumisa, dependiente, débil, ingenua, insuficiente por ser mujer. Me han dejado claro que por mi misma no puedo hacer mucho y que si logro algo seguramente es porque tengo un hombre que lo respalde o el mayor reconocimiento, un golpe de suerte. Me explicaron que mis sueños deberían quedarse en el limbo, que venía a cumplir con ciertos roles ya determinados para nosotras como seguir reglas (no hacerlas), ser una dama, casarme y tener hijos, no intentar cambiar nada establecido porque ese era trabajo de ustedes,…

  • BLOG

    Soy una mujer lechuga

    Hace tiempo una de mis actividades laborales era producir y vender hortalizas orgánicas, entre ellas las lechugas. Para poder hacer bien mi trabajo, me involucré en todo el proceso de siembra y cosecha donde aprendí las necesidades de cada planta para su óptima producción. Conseguir las semillas, sembrarlas en unos apartados especiales y cuando la plántula tuviera el tamaño necesario, pasarlas a los módulos correspondientes del invernadero. Ahí se tenían que regar con cierta periodicidad, abonar, cuidar de las plagas y acompañarlas durante todo su proceso hasta estar listas para su cosecha. Una labor rutinaria y sencilla pero también delicada de la cual dependían.Hoy llego a casa después de unos…

  • BLOG

    Desambición de lo ambicionado

    En desambición total de lo tan ambicionado. Solo impaciencia y desazón corren por mis venas. Estoy cansada. Cansada de esperar, cansada de ceder, cansada de estas oportunidades ajenas que se me presentan.No puedo más. Saltar, brincar y cantar. Esta soledad me está matando. Ya no quiero, no más. Necesito eso, solamente eso… ¿es mucho pedir? 1, 2, 3… 1, 2, 3…on. Mi día nace con inteligencia y madurez, muriendo de un ocaso de berrinche sin sentido, o tal vez sin sentir. Vida ingrata. No, vida ingracia. Desgraciada. No, vida sin gracia. Días sin horas, segundos lejanos, lamentos eternos. Pérdida estoy, sin tristeza y con el alma chiquita. Un abrazo, si,…

  • BLOG

    Locura Imperfecta

    Si lo que pienso y no siento no es verdad, ¿lo que siento y no pienso lo es?Falta equilibrio, locura imperfecta. Cuando el corazón y la razón no se hablan, cuando su declaración es extrema… ¿cómo saber la verdad?, ¿cómo no oír a los paradigmas certeros y cómo hacerles caso si eso es lo que son? ¿Cómo se reconoce a la realidad en la incongruencia si falta el equilibrio entre el ser y el estar? Busco la locura perfecta en un mundo imperfecto y me encuentro con que lo pienso no es lo que siento, y lo que siento… no tiene razón.

  • BLOG

    Tu pecado quiero ser

    Ayer soñé contigo y aferrándome a ti como un niño, desperté.Perdí la noción del tiempo, ¿fue acaso solo una noche o 9 años después?Te vi como siempre, como nunca, como ayer… y me enamoré de ti otra vez. Y si, aquí estoy, aquí sigo… no termina o no lo dejo terminar.Lo fui para alguien y lo eres para mí. ¿Bendición o maldición? No lo sé, pero tu pecado quiero ser.

  • BLOG

    Se puede…

    Se puede. Se puede guardar al amor en un cajón y visitarlo cada año bisiesto. Se puede seguir al pie de la letra el guión que alguien más ha escrito para nosotros sin claudicar más allá de nuestra mente, se puede. Se puede obviar cada celo, cada desazón de no estar cerca, cada impulso de salir corriendo y confundir todo con una gripa o un simple mal día en el trabajo. Se puede mirar a los ojos y decir “te amo” a sabiendas que lo que sientes no se acerca en lo más mínimo a lo que la otra persona espera recibir de ti. Se puede sonreír, crear grandes recuerdos…

  • BLOG

    Qué fortuna la tuya…

    No tienes que recorrer los pasillos donde a escondidas nos besábamos, ni ver de frente esas miradas curiosas que todavía ansían saber la verdad.  Te has librado de los recuerdos vivos, esos que cantan y que vibran y que por más que quiera no me dejan en paz. Y ni qué decir de aquellos rincones que aún cuentan nuestra historia sin cesar. Si, qué fortuna. Tu cuento fue un borrón y cuenta nueva, aquí nada pasó. El mío se escribe sobre las cenizas de una historia, ¿haz tratado de escribir sobre cenizas?Una locura sin piedad.  Tu mayor tragedia es que mi nombre es un color y tu mayor fortuna, que…

  • BLOG

    Plan Histeria.

    Fase 1. Me hice notar, saludé, jugué con las palabras. Él respondió,  seco y animado, esa mezcla perfecta que siempre lo caracteriza… esa sutil cualidad que te pierde entre la mentira y la realidad si lo conoces, porque de lo contrario se lo crees. Jugamos, escribimos, insinuamos y seguimos. Se lo dije, me respondió “tal vez difícil de creer pero yo más”, muda me quedé. Recapacité y contesté “adoro saberlo”.Silencio. Distancia. Llamada inesperada avisando visita inesperada. Dos horas después, convivencia irreal conocida. Amistad, confianza, seguridad, comodidad. ¿Cómo salir de nuestra zona de confort?  Insinuación. Declaración. Proyecto estancado en renovación. Palabras van, palabras vienen. Miradas, mano en la pierna, sonrisas, miradas.…